Verrugas genitales: causas, síntomas, diagnóstico, tratamiento

Las verrugas genitales son pequeñas protuberancias de color carne o verrugas en forma de coliflor que aparecen en los genitales y alrededor del ano. La infección con verrugas genitales causa el VPH, es decir virus del papiloma humano. Las verrugas genitales son una de las[enfermedades de transmisión sexual]más comunes. Se estima que al menos la mitad de todas las personas sexualmente activas estarán expuestas al virus del papiloma humano durante su vida. ¿Cómo se diagnostican las verrugas genitales? ¿Cómo va el tratamiento? [choróbprzenoszonychdrogąpłciowąSzacujesiężeprzynajmniejpołowawszystkichaktywnychseksualnieludziwciąguswojegożyciabędziemiałastycznośćzwirusembrodawczakaludzkiegoJakdiagnozujesiękłykcinykończyste?Jakprzebiegaleczenie?

Vea el video: «VPH: cómo contraerlo y protegerse contra él»

1. ¿Qué son las verrugas genitales?

Verrugas genitales es una de las enfermedades de transmisión sexual virus del papiloma humano (VPH). Son nódulos pequeños, papilares o en forma de coliflor que tienen el color de la piel humana. Los cambios que aparecen en los órganos genitales y el ano son visibles en los genitales del paciente dos o tres meses después de la relaciones sexuales con el portador del virus del papiloma humano.

Las verrugas genitales son mucho más comunes en hombres que en mujeres. Se propagan muy rápidamente. Su tasa de crecimiento es tan rápida que los condilomas pueden formar racimos en forma de coliflor. Son un gran problema para las mujeres embarazadas porque se dispersan excesivamente durante el embarazo. La aparición de verrugas genitales clasifica a una mujer embarazada para cesárea (esta es una forma de evitar la infección del bebé por el virus del papiloma humano).

2. Causas de acuminata

Verrugas genitales, verrugas genitales o venéreas: todos estos cambios son causados ​​por el virus del VPH, es decir, el virus del papiloma humano. Existen más de 100 tipos diferentes, más de 40 de los cuales afectan el área genital masculina y femenina. Estos tipos de VPH que causan condilomas se transmiten a través del contacto sexual.

En la mayoría de los casos, el sistema inmunológico elimina el VPH y no se desarrollan síntomas de verrugas genitales en una persona infectada. Sin embargo, sucede que el sistema inmunológico debilitado no puede hacer frente al virus y luego aparecen las verrugas genitales en el paciente infectado con el VPH.

Los factores de riesgo para la infección por VPH y el desarrollo de condilomas incluyen:

  • contactos sexuales sin protección con múltiples parejas,
  • otro enfermedades de transmisión sexual,
  • tener relaciones sexuales con una persona cuyo historial de contacto sexual se desconoce,
  • actividad sexual a una edad temprana.

La infección por el virus del papiloma humano también puede ocurrir durante el trabajo de parto, por lo que se recomienda la cesárea en mujeres infectadas con el VPH.




Papiloma humano - fotos

Papiloma humano – fotos

El VPH es el virus más común que se transmite a través de las relaciones sexuales.

ver la galeria

3. Verrugas genitales y sus síntomas

Las verrugas genitales pueden aparecer como lesiones planas o convexas. Por lo general, se encuentran en los genitales internos y externos, y también alrededor del ano. El virus del papiloma humano representa la mayor amenaza para las mujeres, ya que es la principal causa del desarrollo del cáncer de cuello uterino.

En las mujeres, las verrugas genitales aparecen en los labios, la vagina, el cuello uterino y, a veces, también alrededor del ano y el recto.

En los hombres, estas verrugas aparecen en el prepucio, en la boca de la uretra, en el cuerpo del pene, en el escroto o alrededor del ano. A veces también se desarrollan en la boca, la garganta. Esto puede suceder como resultado del sexo oral con una persona infectada.

Verrugas genitales anales no causan dolor, por lo que a menudo pasan desapercibidos para el paciente. Los condilomas del ano pueden crecer muy rápidamente, lo que puede deformar el área perineal. Las verrugas genitales alrededor del ano a menudo se asocian con ardor y picazón. Estas verrugas genitales se parecen a la coliflor en apariencia y a menudo dejan rastros de sangre en el papel higiénico.

Las verrugas genitales suelen ser pequeñas y de color carne. Sucede que varias verrugas se fusionan para formar formas en forma de coliflor, a veces de tamaño relativamente grande. Los síntomas de las verrugas genitales incluyen picazón y malestar en los genitales y sangrado durante el coito. El cambio crece y se propaga muy rápidamente. El embarazo puede agravar los síntomas de las verrugas genitales y contribuir a un mayor desarrollo de la enfermedad.

4. ¿Cómo se diagnostican las verrugas genitales?

A veces, los condilomas son pequeños y planos, lo que dificulta reconocer la naturaleza de las lesiones. Por esta razón, cuando visite a un especialista, su médico puede aplicar una pequeña cantidad de solución de ácido acético en los pezones para que los pezones parezcan blancos y más visibles. En las mujeres, el diagnóstico de condilomas debe ir acompañado de una prueba de frotis para ayudar a detectar cualquier cambios neoplásicos en el cuello uterino causado por el VPH. Esta prueba implica tomar un frotis vaginal con un cepillo especial. Durante este tiempo, sentirá un ligero pinchazo, pero no le causará mucho dolor. El siguiente paso es el análisis de laboratorio de la muestra recolectada para detectar cambios displásicos.

Recomendado por nuestros expertos

5. Tratamiento de acuminata

Tratamiento de condilomas no siempre es aconsejable, ya que en la mayoría de los casos el sistema inmunológico del paciente es capaz de eliminar el virus del organismo en los 2 años siguientes a la infección. Después de todo, debe consultar a su médico tan pronto como observe estos cambios. El ginecólogo debe solicitar una prueba de Papanicolaou para confirmar el tipo de VPH. Gracias a este estudio, será posible determinar si el virus es peligroso o no. Recuerde que algunos tipos de este virus son responsables del cáncer de cuello uterino.

Se deben tratar los condilomas de las extremidades que causan ardor, picazón y dolor en el paciente. Lo mismo ocurre con los condilomas, que son lo suficientemente grandes como para causar sufrimiento emocional. En los casos mencionados anteriormente, el médico puede recomendar el tratamiento de los condilomas con:

  • farmacoterapia (el tratamiento farmacológico puede durar de 10 a 16 semanas)
  • crioterapia: es un procedimiento para congelar verrugas o condilomas con nitrógeno líquido,
  • cirugía,
  • cirugía laser.

Desafortunadamente, no existe un método que cure las verrugas genitales al 100%. El virus del papiloma humano todavía puede estar presente en las membranas mucosas del cuerpo humano. Vale la pena recordar que pueden aparecer nuevos condilomas en lugar de los condilomas extirpados, como es el caso de las verrugas comunes. Una persona que ha contraído el VPH por el resto de su vida ya es portadora del virus del papiloma humano.

En el caso de las verrugas genitales, el tratamiento no es tan eficaz como la profilaxis en la que juega un papel importante seguridad de los contactos sexualeses decir, ante todo, lealtad a un socio sano.

Las vacunas contra el VPH también están disponibles en el mercado. La vacuna contiene partículas similares a virus obtenidas por recombinación genética. Los especialistas distinguen tres tipos de vacunación contra el virus del papiloma humano. La primera vacuna es bivalente, la segunda es tetravalente. El último tipo de vacunación es la vacuna nueve valente. Cada vacuna protege al cuerpo contra los tipos más cancerígenos del virus 16 y 18. Las mujeres que se han sometido a tratamiento para estas verrugas deben someterse a una prueba de Papanicolaou cada seis meses.