Thermolesion: qué es, cómo se ve el procedimiento, indicaciones, contraindicaciones, efectos secundarios

En termolesión, se utiliza el efecto de una corriente con radiofrecuencia (300–500 kHz). Thermolesion es un método para tratar el dolor crónico, que incluye síndromes de dolor de la columna torácica, cervical o lumbosacra. ¿Qué más vale la pena saber sobre la termolesión? ¿Podría este método tener efectos secundarios?

Vea el video: «Tumores que se desarrollan de forma asintomática»

1. ¿Qué es la termolesión?

Thermolesion es un método para tratar el dolor crónico. Utiliza la corriente de alta frecuencia de ondas de radio (300 – 500 kHz). Thermolesion es un procedimiento mínimamente invasivo que implica un daño controlado a los nervios sensoriales. El tratamiento de la termolesión conduce a una reducción a largo plazo del dolor en la mayoría de los pacientes. El efecto suele durar de 12 a 24 meses.

2. ¿Cómo es el tratamiento de termolesión?

Durante el tratamiento de la termolesión, las estructuras nerviosas se dañan de forma controlada mediante el uso de alta temperatura (la temperatura alcanza unos 70-80 grados Celsius). Según los especialistas, el método de termolesión proporciona una eficacia de entre el 50 y el 70 por ciento y, en la mayoría de los casos, no produce efectos secundarios.

El tratamiento con termolesión se realiza en condiciones estériles; el lugar de la inyección es desinfectado a fondo por un especialista. La termolesión se realiza sin dormir al paciente, bajo anestesia local. La persona que realiza el procedimiento, bajo control de rayos X, inserta una aguja (también llamada electrodo) en el área del nervio seleccionado para el daño. Con una aguja, al paciente se le puede administrar un anestésico, así como un medio de contraste. Además, la aguja actúa como un electrodo que le permite generar altas temperaturas. El especialista conecta la aguja-electrodo al generador de ondas de alta frecuencia. Luego se envía una corriente de cierta frecuencia. La acción de las altas temperaturas provoca un ligero daño a las fibras nerviosas. El tratamiento evita la conducción de estímulos dolorosos.

3. Indicaciones de termolesión

Las siguientes condiciones de dolor se encuentran entre las indicaciones más populares para el uso de termolesión:

  • síndromes de dolor de la columna torácica, cervical o lumbosacra,
  • dolor de cancer,
  • dolores craneofaciales,
  • terrible dolor de cabeza,
  • dolor de pecho (causado por fracturas de las costillas, herpes zóster o toracotomía),
  • dolor de raíz y dolor del ganglio espinal dorsal,
  • neuralgia ilio-inguinal,
  • neuralgia de los glúteos,
  • neuralgia ilio-hipogástrica,
  • dolor en el área pélvica y perineal,
  • kokcigodinia,
  • Metatarsalgia de Morton,
  • dolor crónico en las extremidades superiores (dolor del nervio supraescapular),
  • dolor crónico en las extremidades inferiores (p. ej., neuralgia del tendón de la corva).

4. Contraindicaciones para la termolesión.

Los siguientes factores son contraindicaciones para el procedimiento de termolesión:

  • Infecciones cutáneas o cambios inflamatorios en el lugar de la termolesión planificada (abscesos, forúnculos o hinchazón extensa).
  • el embarazo,
  • insuficiencia cardiaca
  • insuficiencia renal.

Tampoco es aconsejable realizar tratamientos de termolesión en personas con marcapasos implantado, así como en pacientes con anomalías neurológicas.

5. Efectos secundarios de la termolesión

Thermolesion como método para tratar el dolor crónico rara vez se asocia con efectos secundarios. Algunos pacientes pueden desarrollar una reacción alérgica al anestésico utilizado. Otros efectos secundarios incluyen:
una reacción inflamatoria en el lugar de la inyección (en tal situación, el médico puede recomendar el uso de antibióticos sistémicos),
hematoma o edema.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *