Coronavirus en Polonia. Profe. Kobayashi: «Se puede esperar cualquier cosa con estos pacientes. Por la mañana, el paciente bebe té y en dos horas debe ser intubado».

– Estamos ante una catástrofe epidemiológica. Estas son las consecuencias del hecho de que no podemos curar otras enfermedades, porque muchos departamentos están cerrados – dice el prof. dr hab. Adam Kobayashi. Un neurólogo que tuvo que desempeñar el papel de agente infeccioso debido a la pandemia y ha estado tratando a pacientes con COVID-19 durante muchos meses, no se hace ilusiones de que combatiremos las consecuencias del abandono durante años. – No es un cosmético que nos hagamos botox ahora ni en tres meses. Estamos hablando del tratamiento de enfermedades como los aneurismas. En tres meses, dicho aneurisma puede romperse y matar al paciente.

Vea la película: «Jerzy Owsiak para WP abcZdrowie:» Los médicos se pusieron hasta los huesos. Es demasiado tarde para recibir ayuda «»

1. «El mundo entero ya está hablando de la tercera ola. Pero tengo la impresión de que aún no hemos salido de la primera»

Katarzyna Grzeda-Łozicka, WP abcZdrowie: El número de infecciones se ha reducido significativamente en los últimos días. ¿Podemos decir que lo peor ha quedado atrás?

Profe. Adam Kobayashi, neurólogo de la Universidad Cardenal Stefan Wyszyński de Varsovia, presidente de la Sección de Enfermedades Vasculares de la Sociedad Científica Polaca:

– Si consideramos que estamos en una ola descendente, no podríamos estar más equivocados. Esto se debe a un sesgo estadístico. El número de casos identificados depende claramente del número de pruebas realizadas. Todavía no se puede decir que la situación se haya calmado.

El mundo entero ya está hablando de la Tercera Ola. Sin embargo, tengo la impresión de que en Polonia todavía no hemos abandonado la primera. Estamos todo el tiempo en una ola más o menos inclinada, por lo que es difícil ponerse de acuerdo en calmar la situación. Ciertamente, el servicio de salud es ineficiente en este momento. Falta una buena organización. También existen muchos problemas para tratar otras enfermedades.

Profe. Adam Kobayashi (archivo privado)

Hemos tenido varios cientos de muertes al día durante muchos días. ¿De qué podría ser esto el resultado?

– Un gran número de muertes puede estar relacionado con el número real de casos, es decir, hay varias veces más casos de los que muestran las estadísticas. Creo que incluso más de los 27.000 que se consideraron incrementos récord.

Muchos pacientes no reciben atención a tiempo. Ayer vimos a una paciente que vino a vernos cuando perdió el conocimiento y no podía respirar. Anteriormente, durante dos semanas, fue tratada en casa en el sistema de teletransportación. Tuvo suerte de ser admitida en el hospital en el último minuto, pero podría haber sido diferente. Creo que la falta de atención también es un factor importante aquí. Esta enfermedad es muy dinámica en algunas personas, por la mañana todavía hablas con el paciente, bebes té y en dos horas ya estás intubado bajo un respirador.

¿También puede escuchar cada vez más que la gente está empezando a evitar las pruebas?

– Este es otro problema. Esperando en la fila para una prueba para alguien que tiene síntomas: roto, febril, tosiendo, duro. Luego hay varios días de espera por los resultados. Conozco a muchas personas que ciertamente han tenido COVID, han tenido síntomas comunes, incluida la pérdida del gusto y el olfato, y simplemente no se han realizado sus propias pruebas. Estos errores estadísticos también son el resultado del hecho de que muchas personas simplemente no hacen esta investigación o se les niega.

2. «Estamos ante una catástrofe epidemiológica»

¿Cuál es la situación con los procedimientos neurológicos planificados? ¿Todavía se cancelan?

– En el Instituto donde trabajo prácticamente nos apartamos de los trámites previstos, lo cual es muy discutible. Este no es un producto cosmético, ya sea que obtengamos botox ahora o en tres meses, no importa. Estamos hablando del tratamiento de enfermedades como los aneurismas. En tres meses, dicho aneurisma puede romperse y matar al paciente. Por no hablar del cáncer.

Estamos ante una catástrofe epidemiológica. Estas son las consecuencias del hecho de que no podemos tratar otras enfermedades, porque muchas salas están cerradas o convertidas para tratar a pacientes covidios, o no aceptan pacientes programados. De las 23 salas neurológicas de Mazovia, solo una funciona actualmente como sala neurológica, 4 están completamente cerradas y el resto ha dejado de existir desde que se transformaron en salas de infecciones.

¿Cuánto tiempo tardará? ¿Cuándo dejará de dictar los términos el coronavirus?

– Los próximos meses seguramente serán dictados por COVID. Incluso si comenzamos a ver una disminución de la enfermedad, a partir de ese momento, creo de manera realista que tendremos al menos medio año de vivir con COVID antes de que todo vuelva a la normalidad.

3. «Vi personas enfermas que no tenían derecho a morir y murieron. Vi pacientes que no tenían derecho a vivir y vivir»

Como neurólogo tuvo que cambiar temporalmente de profesión y convertirse en agente infeccioso. ¿Qué es lo que más le sorprendió sobre el tratamiento de pacientes con COVID-19?

– Estamos acostumbrados a ciertas cosas porque las infecciones han estado, están y serán. Tratamos todo tipo de infecciones en el departamento de neurología. Ahora es mucho más difícil porque los datos cambian todos los días, hay mucha cacofonía de información, una cosa funciona, luego resulta que no funciona, este estándar de tratamiento prácticamente cambia de semana en semana.

Ya he aprendido que se puede esperar cualquier cosa con estos pacientes. Vi personas enfermas que no tenían derecho a morir y murieron. Vi pacientes que no tenían derecho a sobrevivir y sobrevivieron. En el caso del coronavirus, esto es muy impredecible. Sabemos que si se necesita un respirador, no es bueno. El respirador es el último recurso. Además, me sorprendió la enorme infectividad, y lo nuevo fue un atuendo completamente diferente que debemos ponernos, diferente del delantal tradicionalmente entendido (monos, máscaras con filtros, gafas con visera, protectores de piernas).

¿Cómo evalúa el funcionamiento del Hospital Nacional?

El Hospital Nacional realmente no se parece a lo que imaginaba. Espero que eso cambie con el tiempo. Tanto yo como mis compañeros neurólogos teníamos muchas esperanzas de poder trasladar a algunos pacientes de COVID allí para hacer espacio en las salas y tratar otras enfermedades también. Resultó que los criterios de admisión son tan restrictivos que casi nadie los cumple. Espero que eso cambie con el tiempo. Espero que otros hospitales temporales no sean así.

Soy consciente de que este es un reto difícil, porque los hospitales tardan años en construirse, es imposible hacer un buen hospital en pocas semanas, sobre todo en un lugar que es completamente inadecuado para ello. Y aquí surge otra pregunta sobre si el estadio era el lugar adecuado para un hospital.

¿Tienes alguna noticia, foto o video? Envíenos a través de czassie.wp.pl

Recomendado por nuestros expertos

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *